Return to site

¿Qué habilidades van a necesitar los abogados del futuro?

Andrés Ruiz

@anruizpe

Puedes unirte a #nuevosjuristas y estar al tanto de todos los nuevos relatos, aquí.

Existe la sensación de que los abogados son poco innovadores y poco cercanos a los avances técnicos. Personalmente esta  percepción no la considero cierta en su conjunto, ya que el mundo del derecho es un entorno en continua evolución, no es algo estático y petrificado. Nuestras herramientas y la normativa que los juristas utilizamos en nuestro día a día están en continua transformación.  

El derecho es algo en movimiento, oscilante, mutable, vivo, libre, que brota, que se renueva constantemente. Y adaptarse a ello es innovar. Enfrentarse a ese cambio, a las nuevas formas de pensar de clientes, a las nuevas formas de entender la justicia, a las nuevas reformas legislativas también es innovar.

Sin embargo la cultura jurídica se presenta muchas veces como anquilosada, reacia al cambio, tradicional, tanto en su funcionamiento, como en el plano de los actores que intervienen en la misma. No podemos dejar de lado esta afirmación, debemos combatirla y superarla. Es trabajo de todos los que formamos parte del sector adaptarnos a lo que está por venir. Porque lo cierto es que surgen ideas y proyectos continuamente que están cambiando el mundo del derecho, pero no es suficiente. No es solo necesario que cambie la mentalidad de unos pocos operadores jurídicos; necesitamos cambios de fondo, cambios de raíz. Necesitamos  generar una cultura de innovación que alcance al grueso del sector.

Somos conscientes de que debemos ser escrupulosos con reglas y procedimientos. Las forma y las normas en nuestro sector son esenciales. Pero ello no debe impedir que exploremos alternativas, que analicemos lo que los clientes demandan o nos anticipemos a lo que los cambios sociales demandarán de la Justicia. Por lo tanto, debemos estar dispuestos a probar y a adaptarnos.

Los abogados debemos adaptarnos al cambio en la cultura jurídica – que adquirirá relevancia  y presencia en los próximos años- estamos en un escenario en que están cambiando las reglas de juego, esto ha afectado al grueso de los sectores económicos, y no podemos dejarlo de lado, debemos de buscar competir en los próximos años cultivando las habilidades  que nos permitan afrontar con garantías lo que está por venir. 

Pero ¿y qué nuevas competencias, aptitudes y destrezas vamos a necesitar? Dejando a un lado conocimientos técnicos jurídicos - que entiendo deberían cultivarse por defecto-  aquí va mi apuesta personal de las habilidades del abogado del futuro: 

  • Habilidades directivas. Habilidades de negociación, gestión de reuniones, gestión del tiempo y agenda, autogestión emocional y gestión del estrés, automotivación, conocimientos financieros, contables y fiscales, coaching, utilización de NNTT. En definitiva liderazgo organizacional y gestión de equipos de alto rendimiento. 
  • Espíritu Start-Up (gestión emprendedora). Captación de nuevas oportunidades y desarrollo de la cultura emprendedora dentro de la organización. Como empresa, para un despacho de abogados lo fundamental es generar negocio. El abogado más cotizado será un perfil creativo, comercial, capaz de captar nuevas oportunidades y desarrollar la cultura emprendedora dentro de la organización. (vías de crecimiento, captación de clientes, apertura de mercados…). 
  • Gestión de RRHH. Dirección de personas dentro de la firma. Debe fortalecer al equipo gestionado egos y aspiraciones profesionales del mismo;  tener liderazgo personal, conocer las fortalezas de su equipo de trabajo, saber motivar y cambiar las conductas y la estimulación negativa. Habilidades empáticas, lenguaje no verbal, escucha activa, habilidades para la gestión del conflicto, asertividad, autoafirmación y autoridad. Manejo de las quejas críticas y objeciones. Gestión de la tensión y de las situaciones típicas de tensión dentro del entorno laboral. 
  • Business Development. Dirección estratégica, Dirección comercial y Dirección financiera:
  1. Dirección estratégica. Saber implantar y ejecutar la estrategia global y por áreas, establecer una posición estratégica de la firma (misión, visión, objetivos) Establecer las ventajas competitivas, propuesta de valor etc. Diseño estratégico corporativo y de  RRHH.
  2. Dirección comercial. Los servicios jurídicos también hay que “venderlos” de alguna forma (ya sea interna o externamente). Fundamental tener éxito en el proceso de venta, fidelización de clientes, conocimiento de técnicas de comercialización, gestión del precio, visitas a empresas, prospección de clientes (ERP). Importante también el interiorismo comercial e incluso “escaparatismo” en el punto de venta (sede).
  3. Dirección financiera. El abogado debe tener nociones financieras para gestionar la viabilidad y rentabilidad de los proyectos. Gestión y análisis de estados contables y métricas financieras, saber analizar un proyecto en formato de inversión, cómo aplicar el coste del capital a un proyecto, análisis de las finanzas corporativas desde la perspectiva de la alta dirección, interpretación del balance y cuenta de resultados, importancia de la gestión del circulante (cashflow) en la viabilidad y rentabilidad del negocio. En definitiva tener conocimientos para evaluar la salud financiera del despacho y de los clientes y proyectos concretos. 
  • Gestión de Marketing. El despacho tiene unos atributos de marca, un logo, BIO e imagen corporativa. Debe de cuidar la web corporativa y blog corporativo. Es muy importante la marca personal de los abogados integrantes del despacho. Tener una estrategia de generación de contenido clara en el blog corporativo. Creación de videos corporativos (story telling con clientes). Conocer las estrategias de comunicación en redes sociales (Linkedin, Twitter, Facebook, Instagram, Youtube). Debe de conocer los servicios: servicios a ofrecer, política de precios, prestación de servicios online.  Análisis de cartera de clientes, clientes potenciales, CRM. Conocimientos sobre creación de campañas de comunicación tanto offline como online.
  1. Offline: Eventos de interés (conferencias, talleres, seminarios, networking, ferias desayunos de trabajo) asociaciones e instituciones con las que colaborar, visitas a empresas, acuerdos con Universidades o centros de negocio, buzoneo y flyers, cartelería, publicidad en prensa, periódicos y revistas, radio, tv, dossier corporativo, inclusión de logos de partners.
  2. Online: Conocer que es SEO, SEM, publicidad online, directorios de empresas, cómo realizar campañas de email marketing segmentadas…
  • Gestión del despacho y carrera profesional. Vital gestión de modelos y fórmulas retributivas, indicadores y programas de gestión (software), planes de compensación de socios.

  • Plan de expansión. Siempre buscar el crecimiento, internacionalización, integración y alianzas con otros despachos, creación de plan estratégico de fusiones, análisis de sinergias para proyectos futuros…

  • Innovación (I+D+i jurídico). Diseño de nuevos productos o ideas. Fomentar la implantación de nuevas metodologías ágiles (SCRUM, KAMBAN, LEAN), control de la gestión de las nuevas tecnologías y herramientas en la gestión. En definitiva dirección y gestión de la innovación, crear herramientas e instrumentos para la generación de ideas y transformación y posterior gestión (a través de comportamientos y estímulos adecuados). Explorar cambios en los mercados y nuevas oportunidades para generar modelos disruptivos. La disrupción es un cambio drástico, hay que sacar partido de ella y saber convertirla en una oportunidad.

  • Gestión por proyectos. El conocido como Legal Project Management. Implica entender los asuntos legales de una forma más eficiente. El abogado debe hacer la función de director de proyectos, estableciendo: las fases del proyecto, recursos necesarios (abogados participantes), planificación y control. Saber definir el alcance del caso, qué está incluido y qué no, control de los costes y Earned Value Management. Herramientas de control y gestión de plazos. Proyectos y factor tiempo con uso de software para la planificación. Creación de cronogramas, gestión de costes, gestión de riesgos asignación eficiente de los recursos, comunicar correctamente.

I CONCURSO NUEVOS JURISTAS SOBRE “LOS RETOS DEL SECTOR LEGAL EN ESPAÑA”

nuevosjuristas.com

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly