Return to site

Entrevista a Carlos sobre los retos del sector legal

Puedes unirte a #nuevosjuristas y estar al tanto de todos los nuevos relatos, aquí.

Carlos Guerrero es abogado del despacho Fornesa Abogados, en el que dirige el área de innovación y emprendimiento. Durante su trayectoria profesional ha fundado varias empresas y ha asesorado en operaciones corporativas de reestructuración empresarial, fusiones y adquisiciones y principalmente rondas de financiación de startups y empresas en crecimiento. También es autor del Blog de Carlos Guerrero, que se ha convertido en el blog jurídico más leído en España, y fundador de Sitka Capital, fondo que invierte en startups de Internet en fase semilla.

Nos complace poder compartir esta entrevista a uno de los emprendedores más destacados del sector legal en España. 

Carlos, en los últimos años de la carrera de Derecho fundaste tu primera empresa, abogadogratuito.com, en la que estudiantes de derecho contestabais de manera desinteresada a preguntas por internet durante la burbuja punto com. Pensando en aquellos estudiantes y jóvenes profesionales que se estén planteando montar su propio negocio y aquellos a los que el no tener experiencia profesional les puede suponer un freno, ¿con que dudas y dificultades te encontraste? ¿el hecho de no tener mucha experiencia supone un obstáculo? ¿qué les recomendarías? 

Abogadogratuito.com, qué recuerdos. Aquello fue en 1999, y realmente fue una experiencia que ahora con el paso del tiempo, valoro mucho más por lo que ahora es internet y por su impacto en los servicios jurídicos. 

Siempre me ha gustado emprender online y offline. También hace unos cuatro años, emprendí un experimento, procurea.com, una plataforma de intermediación con procuradores, al mismo tiempo que dirigía un despacho de abogados. Compaginar varios proyectos emprendedores al mismo tiempo es imposible. Una de las lecciones que me ha proporcionado estos quince años de profesión, es que hay que dedicar casi el 100% de tu dedicación a un sólo proyecto. Por esa razón, ahora lo que hago es invertir en startups, en lugar de poner en marcha cualquier idea que se me pase por la cabeza. Hay emprendedores mucho más capacitados que yo para sacar adelante una startup digital o tecnológica. Entre mis proyectos futuros se encuentra invertir en startups del sector legal o “legaltech”. Veo una oportunidad en este tipo de compañías en los próximos cinco años.

En relación a las recomendaciones para los abogados jóvenes que pretenden lanzar su despacho, creo que cuando yo comencé hace 15 años el momento económico era otro. Vivíamos en una burbuja de crédito y todo era más sencillo en cuestiones de minutar y cobrar honorarios. Actualmente, la crisis ha arrasado con todo, y ahora el cliente es mucho más exigente y exige reducción de honorarios en asuntos no complejos. Asimismo, la irrupción de la tecnología va a provocar cambios sustanciales en la relaciones entre el cliente y los abogados, así como entre los propios abogados de un despacho. 

Considero que la tendencia es que los despachos pequeños desaparezcan y solamente existan despachos medianos muy eficientes y despachos grandes. Otras corporaciones, que nada tiene que ver con la abogacía, harán el trabajo de los despachos pequeños. Por tanto, mi recomendación es que, si realmente te apasiona la abogacía, trabajes en un despacho de mucha calidad y te busques un mentor. Serás un excelente abogado con calidad técnica y no tendrás problemas para encontrar trabajo de abogado. Ahora bien, si no te apasiona, y tienes en la cabeza otras cosas, dedícate a esas otras cosas y deja la abogacía.

Como sabes, desde Nuevos Juristas hemos lanzado un Concurso sobre "los retos del sector legal en España", ¿cuáles crees que son los retos del sector legal en España? 

Los retos del sector legal en España, son los mismos que los de cualquier otra compañía de cualquier sector, pero con una agravante, que en nuestro sector los retos son aún mayores si cabe, por las deficiencias de gestión y management que existen en los despachos de abogados. Existe un reciente informe de la revista Fortune, en la que elevaba recientemente las deficiencias de management al rango de grave problema, y aseguraba que éstas se encuentran en la base de las rotaciones y salidas de un número creciente de profesionales que trabajan en las firmas de abogados. Por tanto, sin afrontar este primer problema, no podemos enfrentarnos a los grandes cambios actuales.

En general, resumo los retos en: aumento del tamaño de los despachos de abogados con el objetivo de poder competir en un mercado global y ausencia de inversión en I+D+i. 

Son dos retos de las empresas españolas. Pero el sector legal tiene un problema mayor, que si no se corrige en los próximos diez años, tendrá como consecuencia la consolidación del sector en grupos de inversión internacionales. 

Para poder competir, tenemos que crear despachos de abogados de mayor tamaño, para que éstos se hagan con, como mínimo, el 30 o 40 % del mercado de los servicios jurídicos de España. Ahora mismo, estamos muy lejos de esas cifras y por tanto tenemos un grave problema. Somos lentos, y el mercado va a toda velocidad.

¿Por qué crees que el sector legal es tan conservador y poco dado al emprendimiento y la innovación?

El sector legal no está entendiendo nada. Se sigue dándole vueltas a cuestiones sin importancia, como por ejemplo, si es necesario la marca personal o bien estar en RRSS. De ahí no se sale. Esto es lo que tenemos. No hay más. Salvo excepciones de algún despacho mediano y los despachos de mayor tamaño, que las están viendo venir y están actuando muy rápido para intentar eludir el golpe de realidad que se avecina. No se puede seguir diciendo que los abogados somos diferentes al resto de profesiones, empresas y agentes económicos. Este discurso ya no sirve. Esto es una reconversión total del sector. Y quien no lo vea así, desaparecerá.

¿Qué competencias y habilidades crees que deberá tener el abogado del futuro?

Esta pregunta no es sencilla de contestar. No me atrevo a decir que el abogado joven debe adquirir todas y cada una de las soft skills, que últimamente se repiten una y otra vez, porque yo veo los próximos cinco años de otra manera. 

Veo una compañía de servicios jurídicos, en la que los abogados serán un 50 % o menos de la plantilla del despacho. El resto serán directores financieros, desarrollo tecnológico, departamentos de calidad, innovación, ventas, etc, y sus propios equipos. Por tanto, alguien que decide estudiar derecho hoy, considero que se le exigirá en el futuro únicamente capacidades técnicas, capacidad para trabajar en equipos, y adaptación a un entorno cada vez más global.

Los abogados no venderán servicios jurídicos, para eso estarán otros departamentos, como ventas, comunicación, marketing, etc. La marca del despacho venderá los servicios jurídicos por sí sola. Los socios- abogados de los despachos irán perdiendo poder a favor de las marcas de los despachos. El cliente dejará de seguir al abogado o socio de confianza, y seguirá a la marca, al despacho como un todo, en la que para dar un excelente servicio sea necesario formar parte de una empresa de servicios jurídicos. Un socio, dos abogados, o una boutique sin integrarse en una organización más grande, no tendrán futuro.

Por tanto, mi recomendación es que antes de estudiar Derecho, te lo pienses muy bien, ya que debes amar el derecho y convertirte en un excelente profesional con enormes capacidades técnicas, ya que eso será lo que buscarán estas compañías en los abogados.

¿Cómo crees que debería alinearse la formación universitaria actual para cubrir esta necesidad?

El problema de la formación universitaria, es que sigue estando muy lejos de la empresa. En este caso, las facultades de derecho deberían acercarse a las grandes empresas que invierten en innovación. Por tanto, veo ausencia de un plan que pueda afrontar este gran reto. Las facultades deben invertir en tecnología, ya que junto a las capacidades técnicas del abogado, serán precisas para que el abogado sepa relacionarse en un entorno extremadamente complejo. Insistir en las habilidades para enfrentarse a un mercado global. Entramos en la década de la movilidad de los abogados. La globalización en la abogacía mundial, va a provocar que las plantillas de los despachos sean internacionales, y las mismas se movilicen entre todas las sedes internacionales de los despachos.

¿Cuándo crees que se desarrollarán en España nuevos modelos en línea con los avances en otros países como Reino Unido o Australia? 

Pues ya se están desarrollando algunas pero a menor escala. En los próximos cinco años la mitad del ranking de los despachos que publica el diario Expansión, serán nuevos despachos que hoy no existen y los 30 primeros facturarán mucho más de lo que hacen ahora. Pero el partnership tradicional habrá cambiado. Entrarán inversores en el capital de los nuevos despachos que nacerán y en la mayoría de los existentes. Para convertirte en un despacho global, es necesario una enorme capacidad financiera, de lo contrario es imposible.

¿Crees que este tipo de firmas extranjeras llegarán a España en su estrategia de expansión internacional antes de que eso ocurra? 

El mercado será para este tipo de firmas extranjeras y para las nuevas firmas españolas que nazcan en los próximos cinco años, con alguna excepción de alguna firma actual, que está intentando adaptarse rápidamente. La tendencia es que los despachos pequeños desaparezcan.

¿Cómo imaginas que podría ser el Uber del sector legal?

El Uber del sector legal, no será más que, varias firmas globales que se crearán, porque ven una oportunidad en este sector legal. Verán que se pueden hacer mucho mejor las cosas. Uber simplemente intenta dar un mejor servicio en un sector muy maduro. Lo mismo sucederá en el sector legal. Todos sabemos que se pueden hacer mucho mejor las cosas, pero el partnership tira mucho y es difícil acabar con esos privilegios. Por eso creo que serán muchos emprendedores, que no serán abogados, los que se harán con el mercado mundial.

Los relatos de ciencia ficción jurídica están teniendo mucho éxito en Nuevos Juristas, ¿qué opinas acerca de la inteligencia artificial? ¿Crees que reemplazará a los abogados?

Yo creo que no. Que el abogado con grandes capacidades técnicas, pero a su vez, con una integración y conocimiento tecnológico avanzado, podrá adaptarse a la irrupción de la inteligencia artificial.

Muchas gracias por compartir tu visión del futuro con nosotros, Carlos. Esperamos que esta entrevista sirva de inspiración para muchos estudiantes y profesionales, ¡y que se animen a compartir también su opinión sobre los retos del sector legal en el Concurso de Nuevos Juristas!

I CONCURSO NUEVOS JURISTAS SOBRE "LOS RETOS DEL SECTOR LEGAL EN ESPAÑA"

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly